Laboratorio Dewey S.R.L. nace en 1985 como resultado de una nueva asociación de conocimientos y aptitudes en el rubro de materias primas para panaderías y confiterías.

José Manuel Heras (Pepe) lideró la sociedad. Heras fue el mayor impulsor de la industria de azúcar impalpable para uso industrial y le imprimió a Dewey el objetivo de satisfacer esa necesidad del mercado.

Como complemento naturalmente requerido por los clientes, se incorporaron también las esencias. Y así nació una segunda familia de productos.

Hasta el año 2000, Dewey se afianzó en estas dos líneas de productos, logrando un reconocido liderazgo basado en novedosos procedimientos de fabricación y control de la calidad que impusieron nuevos caminos en la industria.

Sin pretensiones comerciales agresivas, también incorporó algunos productos que no exigían nuevas inversiones para su elaboración: polvo de hornear y crema pastelera.

En el año 2000 se produce un cambio en la dirección de la firma cuya consecuencia es la implementación de una estrategia de crecimiento continuo.

Para lograrla, Dewey incorpora nuevas familias de productos: brillos, mermeladas reposteras y frutas reposteras.

Apenas a dos años del lanzamiento de estos productos Dewey realiza su primera incursión en la elaboración de pulpas frutales, materia prima base para la fabricación de mermeladas reposteras.

Ello le permite asegurarse el nivel de calidad que las normas de productos le exigen.

Los excelentes resultados obtenidos lo impulsaron a proyectar su instalación en el centro de la producción frutal, para lo que adquirió dos plantas en la provincia de Mendoza.

Actualmente está produciendo en ellas, al mismo tiempo que las está acondicionando para adaptarlas a futuras prestaciones.

En ambas planta se trabajará con estándares internacionales, dado que el próximo objetivo será ganar espacio en el mercado externo.